Ekecheiría, Juego Limpio RIO 2016

estampilla-oli-coldeportes

Colombia vive hoy uno de los momentos más importantes de la historia nacional, luego de 50 años de luchar contra el conflicto armado que ha dejado una marca de dolor en todas la sociedad, que ha podido sobrepasar momentos muy difíciles gracias a la enorme contribución del deporte y en especial de los atletas que con su entusiasmo y dedicación han llevado la bandera nacional con éxito a todos los rincones de la tierra.

Soñar un país en paz es posible a través del deporte, entendido como una herramienta de transformación social. Nuestros atletas dan ejemplo todos los días acerca de cómo convertir la dificultad en oportunidad para llegar más lejos en la vida.

Por ese motivo decidimos con el equipo de comunicaciones de Coldeportes y 4-72 emprender una labor para lograr un diseño que plasmara un mensaje de paz, exaltara a los atletas olímpicos y paralímpicos como mensajeros de paz y destacara los deportes más representativos de nuestro país en Rio 2016.

Una larga conversación acerca de la filosofía olímpica, el concepto de tregua y el origen de los Juegos Olímpicos en la antigüedad fue el marco conceptual para que el diseño final de la estampilla se hiciera realidad.

Paz y Juegos Olímpicos

Para garantizar que los Juegos Olímpicos en la antigüedad se celebraran en paz, un pacto entre los reyes Licurgo de Esparta, Cleóstenes de Pisa e Ifito de Élida, mediante la cual se suspendía la guerra se respetó desde la fecha de su creación 776 a.c. y hasta el 394 d.c.

Teniendo en cuenta la nueva realidad política que rodea al deporte y los Juegos Olímpicos, el Comité Olímpico Internacional (COI) decidió retomar la tradición de la tregua olímpica para preservar, en la medida de lo posible, los intereses de los atletas, del deporte en general y contribuir de esta manera a la búsqueda de soluciones pacíficas y diplomáticas a los conflictos que asolan el mundo.

La tradición de la “tregua olímpica”, o Ekecheiria, procedente de la Grecia antigua, fue instaurada en el siglo IX A.C. en virtud al tratado suscrito por los tres reyes. Al aproximarse la fecha de apertura de los Juegos Olímpicos, se proclamaba la tregua sagrada y los ciudadanos de Elis salían a recorrer el mundo griego para difundir la buena nueva.

Poco antes del inicio de los Juegos, tres “spondophoroi”, heraldos tocados de una corona de olivo salvaje, salían de Ilia para pregonar la tregua. Al principio ese ritual duraba un mes, pero progresivamente (a partir del siglo V A.C.) fue prolongándose hasta llegar a tres meses. Durante la tregua sagrada, los atletas y espectadores podían viajar a Olimpia con toda tranquilidad, en Olimpia no se toleraba ningún acto hostil ni la entrada de personas con armas. Toda violación de la tregua se consideraba una ofensa al dios Zeus, a quien estaban consagrados los Juegos.

Tregua moderna y su aplicación

En 1992, el Comité Olímpico Internacional (COI) pidió encarecidamente a la comunidad internacional que instaurara de nuevo esta tradición, haciendo un llamamiento al cese de todas las hostilidades durante los Juegos Olímpicos. Desde entonces, con la colaboración de los comités olímpicos nacionales, han surgido numerosas iniciativas destinadas a alentar el entendimiento y la paz a través del deporte en ciertas regiones del mundo.

Por otra parte, la Tregua Olímpica es un hilo que enlaza esta sabia tradición antigua con el más imperioso objetivo del mundo contemporáneo: mantener la paz internacional y promover el diálogo, la cooperación y el entendimiento entre las distintas culturas. Este fue el gran sueño del restaurador de los Juegos Olímpicos Modernos, Pierre de Freddy Barón de Coubertin.

Los Juegos Olímpicos, ya sea durante o después de su celebración, deberían servir para entablar ese diálogo y buscar soluciones duraderas para restablecer la paz en todas las zonas afectadas por conflictos. La humanidad aspira a un mundo sin odio, terrorismo ni guerra, un mundo en que los ideales de paz, buena voluntad y respeto mutuo pongan los cimientos de las relaciones entre los pueblos y los países.

Quizá tal objetivo parezca todavía imposible, pero si la tregua olímpica puede aplacar esos conflictos aunque sólo sea brevemente, servirá para transmitir un poderoso mensaje de esperanza a la comunidad internacional.

Objetivos

La Tregua Olímpica o “Ekecheiria” exalta los ideales del Olimpismo enunciados en los “Principios fundamentales” de la Carta Olímpica, y en particular que el objetivo del Olimpismo es poner siempre el deporte al servicio del desarrollo armónico del ser humano, con el fin de favorecer el establecimiento de una sociedad pacífica y comprometida con el mantenimiento de la dignidad humana. Para ello, el Movimiento Olímpico lleva a cabo, solo o en cooperación con otros organismos y dentro de sus posibilidades, acciones a favor de la paz.

Internacionalismo y Paz

Al llegar a la presidencia del COI el Marqués Juan Antonio Samaranch, se preocupó especialmente por retomar este concepto, trabajando en equipo con las Naciones Unidas hasta lograr que durante los Juegos Olímpicos Barcelona92, el movimiento olímpico aprovechara la poderosa fuerza pacífica del deporte e hiciera un llamamiento a la comunidad internacional para establecer la tregua olímpica, lo que se haría realidad en la sesión 48 de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Los conflictos no desaparecen de un día para otro, pero si podemos detener la guerra durante 16 días, posiblemente podamos hacerlo para siempre. Esta premisa motivó al COI a realizar grandes esfuerzos, que se reflejan en los siguientes hechos:

Para 1994, durante los Juegos Olímpicos de Lillehammer (Noruega), se revivió el conflicto en Sarajevo, ciudad sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en 1984. Luego de coordinar esfuerzos diplomáticos, por primera vez se cumple la tregua en la historia moderna de los juegos.

En 1995 la Resolución de la sesión 50 de la Asamblea General de las Naciones Unidas apoyó la idea de construir un mundo mejor y más pacífico a través del deporte y del ideal olímpico e invitó a todos los Estados miembros a establecer la tregua olímpica durante los juegos de la XXVI Olimpiada en Atlanta96.

En 1997, durante la sesión 52 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se aprobó la resolución de adoptar la tregua olímpica durante los Juegos Olímpicos de Invierno Nagano 1998, donde las tensiones en el Golfo Pérsico eran enormes. Este hecho dio la oportunidad al secretario general, Kofi Annan, de intervenir y buscar una solución diplomática a la crisis en Iraq.

En 1999, ciento ochenta Estados miembros de las Naciones Unidas –número récord– apoyaron una resolución de la tregua durante los juegos en Sydney2000. Ese mismo año el COI creó el Centro Internacional para la Tregua Olímpica y la Fundación Internacional que lleva su mismo nombre. Durante la ceremonia de inauguración Sydney, desfilaron juntas y bajo una misma bandera delegaciones de Corea del Sur y Corea del Norte.

La sesión 56 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, adoptó la tregua olímpica para los Juegos Olímpicos de Invierno Salt Lake City2002. Las firmas de aprobación fueron recolectadas durante la ceremonia del encendido de la llama en Olimpia, y luego respaldadas por cientos de gobernantes, Jefes de Estado, políticos y líderes religiosos.

La sesión 58 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, adoptó la tregua olímpica para los Juegos Olímpicos, Atenas 2004, obteniendo el respaldo de los gobiernos, Jefes de Estado y líderes religiosos y políticos.

Siguiendo la tradición y con la esperanza de paz, el 31 de octubre de 2007 la Asamblea General de las Naciones Unidas enmarcó la tregua olímpica de los Juegos de Beijing 2008 en la “Creación, mediante el deporte y el ideal olímpico, de un mundo mejor en el que reine la paz”.

Sería bajo el mismo marco la Resolución para los Juegos Olímpicos y paralímpicos Londres 2012 y la 70 Sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó en Nueva York el 17 de octubre de 2015, con el apoyo de 180 de los 193 países miembros, la resolución para que se cumpla la Tregua Olímpica durante los Juegos de la XXXI Olimpiada de Río de Janeiro 2016, en los que por primera vez en su historia participará un equipo de Atletas Refugiados provenientes de países en conflicto que de otra forma no podrían participar en ellos.

Durante su discurso ante la Asamblea General, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, reiteró el importante papel que el deporte y los ideales olímpicos pueden desempeñar al servicio de la sociedad y en promover la paz, el juego limpio, la tolerancia y el entendimiento. “Los Juegos Olímpicos representan los valores de tolerancia, solidaridad y paz. Durante los Juegos la comunidad internacional se une durante una competición pacífica. En la Villa Olímpica se vive la tolerancia y la solidaridad en su más puro estado. Atletas de los 206 comités olímpicos nacionales conviven en armonía y sin ningún tipo de discriminación. Este es el verdadero espíritu de la unidad olímpica en su diversidad. Atletas de todos los rincones del mundo viviendo junto y bajo el mismo techo”.

La resolución convoca a que se respete una Tregua Olímpica desde siete días antes del comienzo de los Juegos Olímpicos y siete días después del final de los Paralímpicos. La Asamblea adoptó por consenso la resolución en la que pide también a los Estados que colaboren con los Comités Olímpicos Nacionales en sus esfuerzos por utilizar el deporte como una herramienta para promover la paz, el diálogo y la reconciliación en áreas de conflicto durante y después de los Juegos.

Ekecheiria – Juego Limpio

Colombia vive hoy uno de los momentos más importantes de la historia nacional, luego de 50 años de luchar contra el conflicto armado sobrepasando momentos difíciles gracias a la enorme contribución del deporte y en especial de los atletas que con su entusiasmo y dedicación han llevado la bandera nacional con éxito a todos los rincones de la tierra.

Soñar un país en paz es posible a través del deporte, entendido como una herramienta de transformación social. Nuestros atletas dan ejemplo todos los días acerca de cómo convertir la dificultad en oportunidad para llegar más lejos en la vida.

Por ese motivo el diseño final de nuestra estampilla, reúne varios elementos: la paloma que lleva en el pico una rama de olivo o “kotinos”, que está directamente vinculado a la historia de los Juegos Olímpicos de la Antigüedad, puesto que en aquella época se utilizaba para premiar a los vencedores. Capta la relevancia de unos Juegos Olímpicos en Suramérica, destaca las culturas que identifican esa región del mundo, encerrándole en una corona que nos recuerda sencillamente que la excelencia humana representada por los atletas, va más allá del deporte.

Los Juegos Olímpicos, la tregua, la llama y la antorcha olímpica se han convertido, junto con el olivo, en símbolos universales de paz y libertad, indisociables de la idea de una coexistencia pacífica en el mundo, por ello esta emisión postal lleva el nombre original de la Tregua Sagrada en la antigüedad: Ekecheiria.

Es nuestro deseo conectar esos valores tan profundos y fuertes que exaltaron 3000 años atrás el festival atlético en honor a Zeus y que se conecta en el tiempo con los ideales olímpicos de convivencia pacífica. Sólo jugándole limpio a la Tregua, el mundo logrará vivir más días en paz, se reducirán los índices de mortalidad, la tragedia no hará parte de los diarios, el universo sentirá la diferencia y se eclipsará con las hazañas de los héroes olímpicos. Los resultados de los atletas colombianos serán el primer paso de construcción de este sueño colectivo.

Esta Emisión Postal está dedicada a los 80 años de esfuerzo de los atletas colombianos que han dejado una huella positiva de nuestro país en todas partes del mundo. Los Juegos de acuerdo con la Carta Olímpica son competencias entre atletas y nunca contra países. Por ello en su honor, “Ekecheiría, Juego Limpio” lleva el mensaje de paz y convivencia pacífica, de respeto y amistad entre los pueblos y naciones y finalmente de la excelencia que representan los atletas.

Clemencia Anaya Maya

Símbolos Olímpicos

El emblema o Logo olímpico está compuesto de cinco círculos de colores azul, amarillo, negro, azul, verde y rojo. Los círculos se entrelazan de izquierda a derecha (negro, azul y rojo) en la parte superior y amarillo y verde en la parte inferior. Al observarlo detenidamente, el conjunto forma un trapecio regular. Sin embargo, cuando el Barón Pierre de Coubertín (restaurador de los Juegos Olímpicos de la época moderna) lo creó en 1914, la posición de los círculos era ligeramente horizontal. Sería durante la presidencia de Juan Antonio Samaranch en los 80, que el enfoque comercial y la innovación introducida por el Mercadeo Olímpico, les llevaría a replantear el emblema hasta presentarlo en forma de trapecio como lo vemos actualmente.

anillos-olimpicos

Este símbolo, representa la unión de los cinco continentes y el encuentro de los atletas del mundo en la más grande fiesta cuatrienal del deporte, los Juegos Olímpicos. Es de aclarar que NO ha sido asignado jamás un color para representar cada uno de los continentes. Esta sería una gran falta a la filosofía del Olimpismo que promueve la no discriminación, el respeto por la diversidad de razas y de género y en general el respeto por el ser humano.

La bandera olímpica se compone de un rectángulo de fondo blanco sin ribete o bordes, sobre la que se dispone el emblema o logo olímpico en sus cinco colores. Esta bandera, fue creada por el Barón Pierre de Coubertin en 1914 debido a que en los Juegos de Estocolmo en 1912 por primera vez se presentaron a competir atletas provenientes de los cinco continentes, hecho histórico sin precedentes.

bandera-olimpica

El COI a través de sus investigaciones ha podido constatar que para 1913 en carta escrita a mano por el Barón de Coubertin, se usaba el encabezado con los cinco aros pintados a mano y con los colores que conocemos actualmente. Él era muy dinámico y tenía un gran interés por fortalecer en forma filosófica e ideológica el Movimiento Olímpico, así que ante el Congreso Olímpico de París en 1914 presentó el símbolo y la bandera que fue aprobada para ser presentada oficialmente en los Juegos de Berlín en 1916. Lamentablemente estos Juegos no se llevaron a cabo debido a la I Guerra Mundial, lo cual hizo posponer su presentación oficial ante el mundo y Coubertín tuvo que esperar siete años para darla a conocer durante los Juegos Olímpicos celebrados en Amberes – Bélgica, en Septiembre de 1920. Sin duda alguna su intención de unir al mundo a través de los Juegos Olímpicos se vio reforzada por el nacionalismo inspirador de la bandera olímpica que hoy ondea en todas las ceremonias de apertura y de clausura, así como en todos los escenarios deportivos durante la celebración de unos Juegos Olímpicos de Verano, de Invierno o de la Juventud.

Quiero resaltar que los seis colores de la bandera: azul, negro, rojo, verde, amarillo y blanco, le permiten a cualquier atleta del mundo encontrar los colores de las banderas de todas las naciones del mundo sin excepción.

El emblema olímpico y la bandera son de uso exclusivo del Comité Olímpico Internacional y en cada país lo pueden usar los Comités Olímpicos Nacionales para conformar su propio emblema, bajo estrictas medidas y con un manual de imagen que han producido específicamente para ello, que debe ser respetado y acogido por todos.

El Símbolo Olímpico es una de las imágenes más fácilmente reconocidas en el mundo.

Lema Olímpico

El lema olímpico, es una frase en Latín que resume toda una filosofía de vida: “Citius, Altius, Fortius”. Significa textualmente “más lejos, más alto, más fuerte”. Debo aclarar por supuesto que no se trata exactamente de correr más rápido, saltar más alto o ser más fuerte.

Para entenderle mejor debemos ubicarnos en el contexto, es decir en los finales del Siglo XIX cuando el Lema fue presentado por Pierre de Coubertin ante el Congreso Olímpico en 1894, el mismo día de la creación del Comité Olímpico Internacional, el 23 de junio.

Para crear el Lema, pidió ayuda a su amigo el Dominico Francés Enri Didón quien lo escribió en Latín que era la lengua utilizada para decir las misas de la época, lo cual envuelve al Lema en cierto misticismo religioso conectándolo con el sentido original con el que fueron creados los Juegos Olímpicos en la antigüedad, que se llevaban a cabo en honor a los dioses.

El Lema encierra en sí mismo valores que se evidencian con el esfuerzo al que se someten los competidores para representar en forma excelente a sus países y pueblos. Respeto, amistad, solidaridad, juego limpio, unión, buen ejemplo, virtud y excelencia entre los más reconocidos, llevando la competencia olímpica a un nivel tal, que tras la perseverancia para entrenar, competir y superarse durante años en busca de una meta tan elevada como el podio olímpico (ver lejos/Citius) y sobretodo con la fortaleza para superar la adversidad, la dificultad y las lesiones deportivas sin perder la confianza y la fe en sus objetivos (Fortius), finalmente al atleta al conseguir el oro eleva su espíritu/“Altius” acercándose a su Dios cualquiera que sea la religión que profese.

Como vemos, el Lema Olímpico tiene una fuerza excepcional que sostiene al atleta en su deseo de alcanzar el máximo objetivo y engrandece el espíritu olímpico que rodea la competencia en unos Juegos de este nivel.

Fuego Olímpico

El Fuego Olímpico arde por primera vez en unos Juegos Olímpicos en el año 1928 en Amsterdam, Holanda. Se encendió en lo alto de una torre al interior del Estadio Olímpico pues todavía no se había implementado el relevo de la antorcha como hoy la conocemos.
No sería hasta los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 que se iniciaría la tradición más emocionante que hoy paraliza al mundo. En primer lugar, el encendido protocolario y ancestral uniendo la tradición antigua y la moderna se lleva a cabo en el Templo de Era en Olimpia, Grecia. Luego de esta ceremonia llena de mensajes filosóficos de unión, comprensión, tolerancia y amistad, una vez que se logra encender la antorcha durante una ceremonia protocolaria con invitados especiales provenientes de las organizaciones más importantes del mundo deportivo, religioso y social, llegó al Estadio tras un largo recorrido que incluyó el relevo de 5000 corredores portadores de la antorcha.

fuego olímpico

El creador de esta ceremonia fue el profesor alemán Carl Diem quien lo puso en marcha con el apoyo de su gran amigo griego, Jean Ketzeas. La llama olímpica recuerda la tradición de la antigua Grecia donde se encendía una hoguera en el altar de la diosa Hera durante la celebración de los antiguos Juegos Olímpicos.

El Himno Olímpico

Pese a que se escuchó por primera vez en el Estadio Panathinaiko en Atenas 1896, con ocasión de la ceremonia de apertura de los primeros Juegos de la época moderna, fue aprobado como himno oficial del Comité Olímpico Internacional en su Sesión 55 en 1958 en Tokio. El himno olímpico sólo existe cantado en el griego, el inglés y el francés, siendo estos últimos dos idiomas oficiales del COI. La traducción que a continuación se puede leer tiene el propósito de compartirles el mensaje filosófico que transmite el poema escrito por Kostis Palamas que fue musicalizado Spyridon Samara.

Continuar leyendo El Himno Olímpico

El Santuario de Olimpia

Cuando por primera vez en 1992 tuve la oportunidad de representar a mi país en la Sesión Internacional para jóvenes de la Academia Olímpica Internacional, me conecté directamente con los dioses de Olimpia en lo que para mi significó el bautizo en una nueva religión denominada Olimpismo.

Continuar leyendo El Santuario de Olimpia

Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014

Los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014 serán en Rusia del 7 al 23 de febrero próximo y tendrán un total de 98 eventos de 15 deportes que oficialmente hacen parte del programa. También se celebrarán los Juegos Paralímpicos que son para personas en situación de discapacidad. Sochi obtuvo la sede para esos Juegos compitiendo contra siete ciudades de las cuales tan solo tres pasaron a la final, es decir que tuvo que competir con Pyeonchang y Salzburgo ganando la sede en Guatemala el 4 julio de 2007. Continuar leyendo Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014

Historia de los Juegos Olímpicos de Invierno

Los Juegos Olímpicos de Invierno son un evento que está bajo la sombrilla del Comité Olímpico Internacional y fueron creados por este organismo en 1925. Se celebran al igual que los Juegos Olímpicos de Verano, cada cuatro años.
En estos Juegos hay deportes que se practican tanto sobre hielo como sobre la nieve y en realidad son muy pocos comparados con los de verano. Los deportes con los cuales se inició la competencia a principios del Siglo XX fueron: Continuar leyendo Historia de los Juegos Olímpicos de Invierno

Olimpismo, valores y educación

Los Juegos Olímpicos fueron restaurados por el pedagogo francés Pierre de Freddy Barón de Coubertín quien el 23 de junio de 1894 fundó el Comité Olímpico Internacional. Luego de celebrar los primeros Juegos Olímpicos en Atenas 1896, esta organización ha logrado a lo largo del tiempo solidificar una filosofía de vida que hoy denominamos Olimpismo. El Olimpismo es una filosofía humanista que enfatiza sobre el rol del deporte en la educación de los jóvenes, su impacto social y su misión pacífica y moral. Continuar leyendo Olimpismo, valores y educación

Altius Olímpico!

Cuando inició en la presidencia del Comité Olímpico Colombiano Jorge Herrera Barona (1989) impulsó el proyecto estratégico de apoyar a los atletas con un programa que incluyera competencias internacionales para los mas opcionados medallistas en los Juegos Olímpicos Barcelona 92. Ese plan incluyó a Bernardo Tovar (tiro), los famosos hermanos Moreno, Querubin y Héctor, marchistas boyacenses y el Luchador Victor Hugo Capacho Pinto. Continuar leyendo Altius Olímpico!

Honores Olímpicos!

Conocí en persona a Jorge Herrera Barona por allá en el año de 1989 cuando él ya era una leyenda de la dirigencia deportiva nacional e internacional. Había oído mucho acerca de él por haber sido el organizador de los VI Juegos Panamericanos en Cali 1971, había organizado y dirigido los Mundiales de Natación, Baloncesto y Nado sincronizado en 1975, 1982 y 1989 respectivamente.

Gracias a su interés por hacer ver la importancia del deporte y la necesidad de darle al Comité Olímpico Colombiano el carácter de organización privada con perfil empresarial, entré a hacer parte de su equipo de trabajo. Continuar leyendo Honores Olímpicos!

XVI Juegos Panamericanos - Guadalajara 2011 - Un argumento más…

Las competencias atléticas más antiguas y organizadas que se registran desde la antigüedad son los Juegos Olímpicos que nacieron como un evento panhelénico que convocaba a todas las Polis que componían el mundo griego por allá en el siglo VIII a.c.

Su origen, una mezcla entre lo mitológico y lo político, tenía un trasfondo singular vigente en nuestros días pues la guerra es una pesadilla de la cual no hemos podido separarnos a lo largo de la historia de nuestra civilización. Gracias a la “Tregua Sagrada” se iniciaron los festivales atléticos en honor al dios Zeus que se celebraron cada cincuenta lunas durante cerca de mil años. Continuar leyendo XVI Juegos Panamericanos – Guadalajara 2011 – Un argumento más…