El Santuario de Olimpia

Cuando por primera vez en 1992 tuve la oportunidad de representar a mi país en la Sesión Internacional para jóvenes de la Academia Olímpica Internacional, me conecté directamente con los dioses de Olimpia en lo que para mi significó el bautizo en una nueva religión denominada Olimpismo.

Entre mitología y realidad cada vez que visito el Santuario de Olimpia, he tenido una y otra vez el privilegio de sentirme rodeada por los dioses. No hay un lugar en la tierra que supere dichas sensaciones, donde la belleza lo bueno y la excelencia se mezclan para evocar hasta donde puede llegar la grandeza del ser humano guiada por los senderos del Olimpismo.

Suelo decir a mis estudiantes en la Cátedra de Olimpismo que no pueden sentirse frustrados por no haber visitado Disney World, al contrario deben luchar hasta el último de sus días para llegar al Santuario de Olimpia y comprender el verdadero sentido de los Juegos Olímpicos su dimensión como fenómeno de transformación social pero sobre todo para realzar el valor del ser humano como fundamento ideal de la práctica del Olimpismo que requiere hoy el mundo global en el que vivimos.

Por esta razón, luego de recibir el honor de ser invitada por la Academia Olímpica Internacional en calidad de conferenciante de la 12 Sesión Internacional para Presidentes y Directores de Academias Olímpicas, tomé algunas fotografías para quienes usualmente visitan esta página, tengan la oportunidad de observar la hermosura del lugar y se motiven a  viajar para visitarla algún día.

Deja una respuesta

 

 

 

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>