Olimpismo, valores y educación

Los Juegos Olímpicos fueron restaurados por el pedagogo francés Pierre de Freddy Barón de Coubertín quien el 23 de junio de 1894 fundó el Comité Olímpico Internacional. Luego de celebrar los primeros Juegos Olímpicos en Atenas 1896, esta organización ha logrado a lo largo del tiempo solidificar una filosofía de vida que hoy denominamos Olimpismo. El Olimpismo es una filosofía humanista que enfatiza sobre el rol del deporte en la educación de los jóvenes, su impacto social y su misión pacífica y moral.

La palabra Olimpismo y su concepto no existieron en la antigüedad. Sin embargo podríamos decir que toda la cultura generada tras la celebración de los Juegos Olímpicos antiguos casi cerca de mil años antes (776 a.c. a 394 d.c.), dio paso a una actitud que hoy cobra fuerza en la época contemporánea. Olimpismo es un concepto moderno, que surgió tras la restauración de los Juegos Olímpicos en 1894. Coubertín no dio una definición precisa de él. A medida que pasaba el tiempo, profundizó sobre el concepto más y más, como resultado de su propia espiritualidad  inspirándose teóricamente con base en la experiencia de organizar y afianzar  los Juegos Olímpicos, hasta elevarlos al nivel de una doctrina.

Históricamente la complejidad del concepto se refleja en el hecho de que Coubertín fue influenciado por el Helenismo Clásico (del que era un apasionado), del concepto Cristiano Inglés sobre el músculo (al que se acercó a través del profesor Thomas Arnold), del reformismo social Francés o liberalismo clásico del siglo XIX (al cual contribuyó con su enfoque de deporte hacia los jóvenes). En busca de llegar a una definición específica de Olimpismo, debemos detenernos en los fundamentos espirituales de Coubertín, quien escribió la Carta Olímpica y en ella los principios fundamentales que han orientado nuevas tendencias.

De acuerdo con la carta Olímpica, Olimpismo es una “filosofía de vida”. Esta afirmación significa que es una experiencia de vida. No es una teoría acerca de la noción de una situación, sino la práctica de la teoría misma con el ser humano como centro de este enunciado teórico: El ser humano, como individuo y su búsqueda de la excelencia (“kalokagathia”). El ser humano como integrante de la sociedad. El ser humano como parte de la comunidad mundial. Para llegar a la “kalokagathia” (equilibrio entre lo bueno y lo bello) y al fortalecimiento mental, espiritual y físico, el ser humano “necesita” cultivar y vivir sus virtudes. Un permanente progreso deportivo y espiritual de sus virtudes personales dará como resultado el equilibrio fundamental hacia la excelencia. De allí que cuando hablamos de Olimpismo nuestros actos deben ser consecuentes con su filosofía y hacerse evidentes en el entorno que nos desenvolvemos.

Como complemento a lo anteriormente expuesto es preciso resaltar el poder transformador intrínseco del Olimpismo fundamentado en valores: En nuestro caso la palabra virtud expresa la energía del alma vital hacia la felicidad. La búsqueda de la excelencia en el deporte es tan exigente que el esfuerzo se convierte en la alegría suprema! El beneficio individual a través del Olimpismo es una dimensión que se refleja en su rol educativo y transformador.El progreso personal a través del desarrollo de las cualidades físicas e intelectuales sería mínimo si no estuviera asociado con el desarrollo de la sociedad en si misma.

El Atleta que excede sus límites alcanza la propia armonía y equilibrio y está listo para contribuir a  la comunidad que le ha apoyado en su formación. El ser humano como integrante de una sociedad que ha alcanzado paz interior, es feliz y está listo para redefinir sus relaciones con los demás, para la creación de una sociedad más pacífica. Los Juegos Olímpicos de la Juventud creados por el Comité Olímpico Internacional en 2007  son hoy una escuela de paz. Convivencia pacífica, igualdad de participación, respeto por otras culturas, respeto por el ambiente y la democracia, son algunos de los principios universales que representan el común denominador de compartir competencias deportivas con educación y cultura.

Los Juegos Olímpicos de la Juventud son hoy la expresión viva del Olimpismo en acción, que contribuirá sin duda a la construcción de un mundo más pacífico. Los jóvenes del mundo serán gracias a este evento, cada día más conscientes de que ser competidor en unos Juegos Olímpicos va más allá del simple resultado deportivo y de una medalla en el podio Olímpico.La responsabilidad social y su compromiso con la transformación de un mundo mejor y más pacífico, deben ser reconocidos por los atletas que justifican la existencia del Movimiento Olímpico contemporáneo.

Valores del Olimpismo

El Olimpismo es una filosofía de vida que combina el deporte, la cultura y la educación con el objeto de crear un equilibrio armónico entre el cuerpo, la mente y el espíritu. El Olimpismo está basado en tres valores fundamentales que el Comité Olímpico Internacional define así:

1. Excelencia: Significa dar lo mejor de sí mismo, en el terreno de juego o en el campo profesional. No se trata de ganar, sino de participar, progresar en los objetivos personales, esforzarse por dar lo mejor de uno mismo en la vida diaria y beneficiarse de la saludable combinación de un cuerpo, una mente y una voluntad fuertes.

2. Amistad: Este valor nos incita a considerar el deporte como una herramienta para lograr un entendimiento mutuo entre las personas y los pueblos de todo el mundo. Los Juegos Olímpicos inspiran a la humanidad para superar las diferencias políticas, económicas, de género, raciales y religiosas y para entablar amistades a pesar de dichas diferencias.

3. Respeto: Hace referencia al respeto a uno mismo y a su cuerpo, a los demás, a las normas, al deporte y al ambiente. En lo referente al deporte, el respeto implica el juego limpio y la lucha contra el dopaje o contra cualquier otro comportamiento no ético.

Sin embargo, la Carta Olímpica expresa textualmente: “Al asociar el deporte con la cultura y la formación, el Olimpismo se propone crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor educativo del buen ejemplo, la responsabilidad social y el respeto por los principios éticos fundamentales universales”.

2 comentarios en Olimpismo, valores y educación

  • laura moreira

    hola…. les escribo para realizar el contacto, mi nombre es Laura Moreira trabajo en el CON de Costa Rica y estoy estudiando en la IOA el master en estudios olímpicos… les deseo lo mejor… y si tienen un boletín me gustaría que me envien info.
    Gracias!!

  • Adolfo Manuel

    Por tus estudios me interesaría mucho platicar contigo para un proyecto personal… Será posible? am.abogado@icloud.com

Deja una respuesta

 

 

 

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>