Símbolos Olímpicos

El emblema o Logo olímpico está compuesto de cinco círculos de colores azul, amarillo, negro, azul, verde y rojo. Los círculos se entrelazan de izquierda a derecha (negro, azul y rojo) en la parte superior y amarillo y verde en la parte inferior. Al observarlo detenidamente, el conjunto forma un trapecio regular. Sin embargo, cuando el Barón Pierre de Coubertín (restaurador de los Juegos Olímpicos de la época moderna) lo creó en 1914, la posición de los círculos era ligeramente horizontal. Sería durante la presidencia de Juan Antonio Samaranch en los 80, que el enfoque comercial y la innovación introducida por el Mercadeo Olímpico, les llevaría a replantear el emblema hasta presentarlo en forma de trapecio como lo vemos actualmente.

anillos-olimpicos

Este símbolo, representa la unión de los cinco continentes y el encuentro de los atletas del mundo en la más grande fiesta cuatrienal del deporte, los Juegos Olímpicos. Es de aclarar que NO ha sido asignado jamás un color para representar cada uno de los continentes. Esta sería una gran falta a la filosofía del Olimpismo que promueve la no discriminación, el respeto por la diversidad de razas y de género y en general el respeto por el ser humano.

La bandera olímpica se compone de un rectángulo de fondo blanco sin ribete o bordes, sobre la que se dispone el emblema o logo olímpico en sus cinco colores. Esta bandera, fue creada por el Barón Pierre de Coubertin en 1914 debido a que en los Juegos de Estocolmo en 1912 por primera vez se presentaron a competir atletas provenientes de los cinco continentes, hecho histórico sin precedentes.

bandera-olimpica

El COI a través de sus investigaciones ha podido constatar que para 1913 en carta escrita a mano por el Barón de Coubertin, se usaba el encabezado con los cinco aros pintados a mano y con los colores que conocemos actualmente. Él era muy dinámico y tenía un gran interés por fortalecer en forma filosófica e ideológica el Movimiento Olímpico, así que ante el Congreso Olímpico de París en 1914 presentó el símbolo y la bandera que fue aprobada para ser presentada oficialmente en los Juegos de Berlín en 1916. Lamentablemente estos Juegos no se llevaron a cabo debido a la I Guerra Mundial, lo cual hizo posponer su presentación oficial ante el mundo y Coubertín tuvo que esperar siete años para darla a conocer durante los Juegos Olímpicos celebrados en Amberes – Bélgica, en Septiembre de 1920. Sin duda alguna su intención de unir al mundo a través de los Juegos Olímpicos se vio reforzada por el nacionalismo inspirador de la bandera olímpica que hoy ondea en todas las ceremonias de apertura y de clausura, así como en todos los escenarios deportivos durante la celebración de unos Juegos Olímpicos de Verano, de Invierno o de la Juventud.

Quiero resaltar que los seis colores de la bandera: azul, negro, rojo, verde, amarillo y blanco, le permiten a cualquier atleta del mundo encontrar los colores de las banderas de todas las naciones del mundo sin excepción.

El emblema olímpico y la bandera son de uso exclusivo del Comité Olímpico Internacional y en cada país lo pueden usar los Comités Olímpicos Nacionales para conformar su propio emblema, bajo estrictas medidas y con un manual de imagen que han producido específicamente para ello, que debe ser respetado y acogido por todos.

El Símbolo Olímpico es una de las imágenes más fácilmente reconocidas en el mundo.

Lema Olímpico

El lema olímpico, es una frase en Latín que resume toda una filosofía de vida: “Citius, Altius, Fortius”. Significa textualmente “más lejos, más alto, más fuerte”. Debo aclarar por supuesto que no se trata exactamente de correr más rápido, saltar más alto o ser más fuerte.

Para entenderle mejor debemos ubicarnos en el contexto, es decir en los finales del Siglo XIX cuando el Lema fue presentado por Pierre de Coubertin ante el Congreso Olímpico en 1894, el mismo día de la creación del Comité Olímpico Internacional, el 23 de junio.

Para crear el Lema, pidió ayuda a su amigo el Dominico Francés Enri Didón quien lo escribió en Latín que era la lengua utilizada para decir las misas de la época, lo cual envuelve al Lema en cierto misticismo religioso conectándolo con el sentido original con el que fueron creados los Juegos Olímpicos en la antigüedad, que se llevaban a cabo en honor a los dioses.

El Lema encierra en sí mismo valores que se evidencian con el esfuerzo al que se someten los competidores para representar en forma excelente a sus países y pueblos. Respeto, amistad, solidaridad, juego limpio, unión, buen ejemplo, virtud y excelencia entre los más reconocidos, llevando la competencia olímpica a un nivel tal, que tras la perseverancia para entrenar, competir y superarse durante años en busca de una meta tan elevada como el podio olímpico (ver lejos/Citius) y sobretodo con la fortaleza para superar la adversidad, la dificultad y las lesiones deportivas sin perder la confianza y la fe en sus objetivos (Fortius), finalmente al atleta al conseguir el oro eleva su espíritu/“Altius” acercándose a su Dios cualquiera que sea la religión que profese.

Como vemos, el Lema Olímpico tiene una fuerza excepcional que sostiene al atleta en su deseo de alcanzar el máximo objetivo y engrandece el espíritu olímpico que rodea la competencia en unos Juegos de este nivel.

Fuego Olímpico

El Fuego Olímpico arde por primera vez en unos Juegos Olímpicos en el año 1928 en Amsterdam, Holanda. Se encendió en lo alto de una torre al interior del Estadio Olímpico pues todavía no se había implementado el relevo de la antorcha como hoy la conocemos.
No sería hasta los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 que se iniciaría la tradición más emocionante que hoy paraliza al mundo. En primer lugar, el encendido protocolario y ancestral uniendo la tradición antigua y la moderna se lleva a cabo en el Templo de Era en Olimpia, Grecia. Luego de esta ceremonia llena de mensajes filosóficos de unión, comprensión, tolerancia y amistad, una vez que se logra encender la antorcha durante una ceremonia protocolaria con invitados especiales provenientes de las organizaciones más importantes del mundo deportivo, religioso y social, llegó al Estadio tras un largo recorrido que incluyó el relevo de 5000 corredores portadores de la antorcha.

fuego olímpico

El creador de esta ceremonia fue el profesor alemán Carl Diem quien lo puso en marcha con el apoyo de su gran amigo griego, Jean Ketzeas. La llama olímpica recuerda la tradición de la antigua Grecia donde se encendía una hoguera en el altar de la diosa Hera durante la celebración de los antiguos Juegos Olímpicos.

Deja una respuesta

 

 

 

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>